martes, 30 de septiembre de 2008

Malditos sean los testigos de Jehová


Estaba yo en disposición de actualizar este blog cuando sonó el timbre de mi casa y al abrir la puerta me encuentro a un matrimonio con una falsísima sonrisa de oreja a oreja y ojos de hipnotizador profesional al acecho.

Cuando les pregunto qué desean me preguntan, sin variar su estúpida expresión, que qué opino yo de la actual crisis económica mundial, que si estaba yo enterado de que la susodicha crisis estaba pronosticada en la Biblia, que si creo en la Evolución, etc. El caso es que yo, que ya les había calado desde hace un rato, voy y comienzo a darles coba para divertirme un poco al ver sus pequeños sobresaltos de incredulidad ante las evidencias de que Dios no existe. Lo primero que les digo que si Dios quiso que naciera ateo por algo será pero tras los casi imperceptibles cambios faciales de estas personas ante mi indiscutible argumento comienzan con el tema de la Evolución de Darwin y me dicen que qué fue primero, que si el huevo o la gallina, el clásico argumento que NO tiene ni pies ni cabeza pues es un argumento anticientífico sacado de algún manual parroquial de poca monta, no les dije todo esto pero se lo hice entender de buenos modos pese a que lo diga yo. El caso es que después va el marido ultrasonriente y me dice que no podemos haber salido de la nada, buen argumento, pero si no hemos salido de la nada ¿cómo pudimos haber sido creados? Son los evolucionistas precisamente los que dicen que todo viene de algo anterior y que todo se transforma pero esta gente no lo quiere entender pues creen que la especie humana es la cosa más grande del Universo y que por lo tanto es un insulto decir que somos descendientes de animales. El caso es que la especie humana no tiene absolutamente nada de especial, en un principio se decía que era un ser con sentimientos y que los animales no sienten nada, posteriormente se dijo que era un ser inteligente pero luego se descubrió que algunos animales tienen cierta capacidad de raciocinio. En ese momento se argumentó que los seres humanos son animales culturales pero por desgracia para quienes se piensan que estamos en la zona V.I.P.s de la Naturaleza se acabó descubriendo que muchas especies tienen comportamientos aprendidos y transmitidos de generación en generación, comportamientos tales como métodos de caza, sonidos de alerta ante determinados depredadores, juegos e incluso costumbres como bañarse o usar algunas herramientas. ¿Somos tan especiales? La respuesta es un NO rotundo, tan rotundo como la estupidez de esta gente que cree que somos elegidos de Dios y que la especie humana, única capaz de destruir su propio planeta con solo apretar un botón, es la perfecta creación de ese ser que nos moldeó con barro tomándose a si mismo como referencia. Pues entonces yo sinceramente reniego de un Dios que pueda parecerse a Hitler, a Calígula o a cualquier otro violador pederasta de este Mundo.

Me he ido un poco del tema, la cosa es que ese extraño matrimonio después de haber intentado hacerse medio coleguita mío preguntándome mi nombre o de dónde soy van y me dicen que si no tendría inconvenientes en volver a retomar la conversación pero desgraciadamente tuve que decirles que no lo intentaran pues un día podría abrirles la puerta mi padre y él sin duda los habría despachado con suma violencia como tantas otras veces.

Entre otras muchas cosas van y me dicen los tíos que lo de la crisis actual ya estaba predicho en la Biblia cuando se dijo que habrían pestes y hambre. Pues bien, menudo argumento, pues claro que dijeron eso si en la época en que fue escrita esa sarta de pamplinas el Mundo era un hervidero de pestes, de enfermedades y de horrores diversos. Me dicen entonces que no como ahora a nivel mundial y entonces les recomiendo que echen un vistazo a todas las enfermedades con las que Occidente contagió al resto del planeta a medida que lo iba conquistando. Ni con esas, no hubo modo, son enfermos de fé, esa misma alucinación colectiva que les hace ser defensores de cosas que ellos mismos argumentan no poder explicar. Al final se fueron, me dieron, creo yo que por un imposible con el que al menos se puede hablar, supongo que mis ganas de convencerles fueron como una tirita sobre sus tantas veces golpeadas narices tras prédicas frustradas a domicilio.

Eso sí, mi sed por convertir a los creyentes a mi sanísimo ateísmo se acrecentó hasta tal punto de que estoy dispuesto a ir a todos los sitios donde estos y otros bichos raros de semejante pelaje intenten convencer a la gente.

Más adelante hablaré más de las estupideces de estas sectas religiosas que ahogan al mundo entre mentiras y autoengaños pero por lo pronto.... TESTIGOS DE JEHOVÁ, MORMONES, EVANGELISTAS, ETC. VENID A MÍ!!!!!

2 comentarios:

Sergio A dijo...

jejej llegaste a mi blog, a criticar a estos amigos por eso es que llegué hoy a la tuya, aclaro amigo, soy ateo, y tengo firme mis ideas, no trato de convencer a nadie de nada sólo que cuando un tema me llama la atención lo posteo. tu post de igual manera me parece interesante algo que no tendré necesidad de escribir yo ya que he pasado las mismas experiencias

Jose Miguel dijo...

¡Hola!

Muy bueno tu post sobre los testigos de Jehová. Escribo este comentario para hacerte una sugerencia. Escribe tambien algo sobre los mormones. En España no lo hay tantos, pero en otros países son realmente asquerosos (en Alemania, por ejemplo) y son igual de porculeros que los testigos de Jehová o más.