sábado, 24 de enero de 2009

No se como decirles que NO me interesa

Si por algún casual pertenecéis a esa inmensa minoría silenciosa que desearía ver a toda la clase política desfilar por una guillotina con las manos atadas suplicando clemencia y perdón, que sepáis que yo soy uno de los vuestros. Seamos sinceros, toda esa catarata de conceptos ambiguos, trasnochados y ridículos según los cuales somos un pueblo soberano y ellos nos obedecen no son sino conceptos prefabricados por ellos mismos y sus ideólogos con el único fin de que creamos en ellos ciegamente y que veamos como inevitables todos los problemas que padecemos y de los que ellos viven.

Contertulios de dudoso y casi desconocido prestigio, escritorcillos que supieron trepar publicando como doctrinas indiscutibles lo que determinados políticos quieren colarnos como verdades, y otros tantos mercenarios del marketing político han sido aupados al ridículo pedestal de los autoproclamados “líderes de opinión”. Ocurre que sin embargo, hay veces en las que todo ese gasto innecesario de dinero (no creáis que mienten gratis), y todos esos medios de comunicación, todos esos libros y periódicos etc. no llegan a servir para nada y es entonces necesario captar al descerebrado medio con otros anzuelos más atrayentes. Es en ese momento cuando los medios de comunicación comienzan a sacar la carnaza, y nunca mejor dicho, tras la cual podemos morirnos de asco viendo como nuestros supuestos mandados con contrato indefinido y periodo de prueba de 4 años, es decir, nuestros políticos, dejan de rendirnos cuentas de su trabajo para tirarse piedras entre si por razones tan importantes como “usted es un poco chula”, “usted salió demasiado picantona en una foto”, “usted carece de educación”, y un largo etcétera de acusaciones más propias de las gordas cuarentonas con rulos que pueblan mi descansillo.


Mira que lo he intentado todo pero es que sigue sin ponerme lo más mínimo.

Resulta que entre todo ese detritus subhumano existe un ser cabezudo, feo y con pinta de niña pija de colegio de monjas, una tía llamada Soraya Sáenz, o algo así, que un día se hizo una foto tirada en el suelo con aires de estar humedeciendo sus labios (todos) ante uno de sus guardaespaldas. Resulta que este hecho tan anodino, tan propio de adolescente fotologuera de extrarradio o de niña de parvulario cuya madre ha dejado el pintalabios sin vigilancia, esta soberana ridiculez ha merecido, según muchos, la aparición en todo tipo de medios de “información” como si a alguien le fuera a afectar en lo más mínimo.

En otras ocasiones no fueron fotos supuestamente seductoras, en otras ocasiones fueron simples chaquetas de cuero, para algunos “agresivas”; fueron fotos de ministras con ropitas caras; presidentes corriendo por la playa en vacaciones; etc. los motivos importantísimos con los que fuimos mareados sin piedad hasta la nausea. Lo peor de todo no es, sin embargo, el hecho del mareo, lo peor es que todos sabemos que queremos vomitar pero ninguno de esos medios se hace eco de tal problema.

Seguirá la campaña de Culto a la Personalidad, seguirá el circo y la prensa seria no cesará en su lento pero tenaz proceso de rosificación pero hasta entonces se admiten propuestas de acción en defensa de nuestros cerebros.

Ataulfa propone que si hay medio alguno para hacer llegar tu opinión acerca de esta basura de polémicas lo digas abiertamente, ya sea por carta o foro a los medios en cuestión, que dejéis de comprar la prensa diaria (si es que desperdiciabais ya vuestro dinero así), y que por favor penséis en más cosas porque la frustración por no poder meter en cintura a estos sacacuartos comienza a ulcerar mis entrañas de una forma que no puedo expresar por Internet.

2 comentarios:

VRAH dijo...

¡Hola!

Tengo tu blog en mi lista de favoritos del Firefox desde hace ya bastante tiempo y cuando tengo un rato, como ahora por ejemplo, le echo un vistazo y leo lo que escribes.
Sobre "No sé cómo decirles que NO me interesa", el único consejo que te puedo dar es que no hagas ni puto caso de todo eso, dejes de ver canales tontos y veas otros como "Canal de Historia", Discovery Channel y otros de ese estilo que sí que merecen la pena. Sobre la prensa, hace siglos que compro un periódico. Leo las noticas por internet. Tengo que estar totalmente de acuerdo contigo. Sobre lo de ulcerar, amigo, las úlceras son muy malas. Yo nunca he tenido ninguna pero sí amigos míos. Pasa de toda esa gente, dedícate a lo tuyo y vive lo más tranquilo que puedas.
Entiendo tu frustración, a mi también me pasa, pero como no puedo cambiar nada, pues a la mayoría de la gente le atrae todo ese morbo estúpido, paso del tema, me refugio en los buenos libros y la cultura y a vivir se ha dicho, que son dos días.

Un saludo

Ataulfa dijo...

Sí, eso es lo que hago yo también, solo veo esos canales y además por internet para no tragarme, sin querer, el más mínimo anuncio ni estupidez por el estilo. El problema es que ni aún así puedo librarme de la orwelliana prensa rosa que se mete por cada resquicio, incluso de la prensa gratuita por Internet.

saludos